Novedades
agricultura tipos

¿Qué es la agricultura y cuáles son sus tipos?

Existen muchas prácticas realizadas por los humanos que influyen y son la base de la economía y sociedad para muchos países del mundo. Algunas de estas prácticas son incluso la piedra angular. Entre ellas se encuentra la agricultura, una actividad económica ancestral que mueve y alimenta a los países desde hace miles de años. A continuación, hablaremos sobre lo que es exactamente la agricultura y cuáles son sus tipos.

¿Qué es la agricultura?

Para la RAE, la agricultura es el conjunto de técnicas y conocimientos relativos al cultivo de la tierra. Esto incluye los diferentes procedimientos que tienen como objetivo la producción de alimentos vegetales, frutas, verduras, cereales, hortalizas, etc.

Por otro lado, el empresario experto en ganadería Fidel Sánchez Alayo nos explica que la agricultura es una de las actividades económicas del sector primario que busca transformar el medio ambiente para que esté apta para producir una gran cantidad de alimentos. Esta producción se puede consumir directamente, así como también sirven como materia prima para otros alimentos, textiles, químicos, etc.

¿Cuáles son los tipos de actividad agrícola?

Existen muchos tipos de agricultura practicados. Estos dependen de diferentes factores, entre ellos la dependencia al agua, la magnitud de la producción y su relación con el mercado, los objetivos de rendimiento y la utilización de los medios de producción, y el método y objetivos.

  • Agricultura de secano: Esta clase de agricultura se enfoca en los sistemas de cultivos que permiten aprovechar al máximo la escasez de humedad de los suelos. De esta manera, lo que buscan los agricultores en este caso es preservar los suelos y el agua, para no tener que regar los cultivos de forma continua. Esta clase de agricultura puede ser beneficioso para algunos tipos de plantas, como las aceitunas. Aquellas que se cultivan bajo este estilo, contienen más aceite, haciéndolos más valiosos.

  • Agricultura de regadío: Es la contraposición del estilo anterior. En esta clase de agricultura, se depende altamente del agua para la producción de los cultivos, así como también de una inversión en tecnología e infraestructura hídrica. Para el riego, se utilizan ríos, lagos, pozos de agua subterránea, aguas residuales y agua desalinizada del mar o lagos salados. El agua se aplica a través de surcos, inundaciones, aspersión, infiltraciones y canales, goteo y drenaje.

  • Agricultura de subsistencia: Es aquella que suministra los alimentos suficientes a la familia y a aquellos que han trabajado por esos alimentos. Se trata, como su nombre lo dice, de la sobrevivencia y el autoconsumo. Es muy raro ver que vendan o almacenen sus producciones.

  • Agricultura industrial: A comparación de la anterior, esta tiene como objetivo la producción masiva de alimentos, con altos niveles de tecnificación e inversión. Es una producción industrializada dirigida hacia la producción de determinados productos.

  • Agricultura intensiva: Busca producir cultivos en ambientes y condiciones controladas para maximizar el desarrollo de las plantas. Además, se hace un uso intensivo de los medios de producción, como la mano de obra, el capital y los insumos. Tiene como objetivo las producciones en masa en espacios limitados, usualmente enfocados en un solo producto.

  • Agricultura extensiva: En esta clase de agricultura, se prioriza el uso de los recursos naturales del entorno en lugar de una explotación a corto plazo utilizando productos agroquímicos. La agricultura extensiva se desarrolla en terrenos extensos y se relaciona a las condiciones ambientales de una planta. Esta clase de agricultura usa menor cantidad de químicos y fertilizantes, cuida más el medio ambiente, promueve el bienestar animal y requiere menos trabajo.

  • Agricultura Ecológica: En esta clase de sistema agrario, se busca obtener una producción de altísima calidad, a la vez que respetar el medio ambiente, proteger la fertilidad de la tierra y utilizar de forma óptima los recursos naturales a disposición. Aquí, se evita el uso de productos químicos y se emplean métodos de cultivos biológicos. Este tipo de agricultura se separa del resto por dos motivos importantes:

    • La reducción de la erosión del suelo y el mantenimiento de su fertilidad. Esto se logra a través de una rotación de cultivos anual, el uso de abono en verde, estiércol de ganaderas ecológicas y uso de fertilizantes naturales; y el cultivo de leguminosas.

    • La protección de plantas contra parásitos y enfermedades. Para lograrlo, se selección especies resistentes por naturaleza, la rotación de cultivos, quema de malas hierbas y la protección y uso de enemigos naturales de parásitos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *