Atracciones de Puno

atracciones-de-puno

Puno es una bella ciudad que forma parte de Perú y aquí fue el lugar de nacimiento del imperio inca. Un lugar que por su historia, encanto y atractivos tiene que estar entre tu lista de lugares a visitar en Perú.

En otro momento te prometemos que te hablaremos a mayor profundidad de este bello lugar, pero hoy no. Hoy será el día en que nuestro equipo de Pass Perú y el equipo de Cubo Informativo te hablen sobre algunas imprescindibles atractivos de Puno. Así que comenzamos.

Misteriosas cámaras funerarias

A unos 35 km de Puno se encuentra Sillustani, con sus torres funerarias circulares o Chulpan con vistas al Lago Mayo. La antigüedad de las torres funerarias, de hasta 12 metros de altura, sigue siendo un enigma. Un cronista español las describió como "recién terminadas" en 1549, aunque algunas parecen no haberse terminado nunca. 

Fueron construidos por gente de la civilización colla, que hablaba asmara, y cuya arquitectura se consideraba más sofisticada que la de los incas, pero que habían sido conquistados por los incas aproximadamente un siglo antes de la llegada de los españoles. 

Al parecer, los chulpanes se utilizaban como cámaras funerarias para los miembros de la nobleza, que eran enterrados junto con toda su familia y sus posesiones para llevárselos al otro mundo. Se trata de un lugar de gran belleza, con una gran cantidad de aves y conejillos de indias correteando por los caminos.

No muy lejos (a unos 20 km de Puno) se encuentra Chucuito, un pueblo del altiplano que se asienta sobre lo que fue un asentamiento inca y que cuenta con un reloj de sol inca en la plaza. Cerca del pueblo se encuentra el antiguo templo de la fertilidad del mismo nombre, cuya característica más notable es un recinto de falos gigantes de piedra. La iglesia de Santo Domingo, con su pequeño museo, y la iglesia de la Asunción también merecen una visita.

Juli (a unos 80 km de Puno), antaño capital de la zona del lago, cuenta con cuatro hermosas iglesias coloniales en reconstrucción. Aunque ahora parece un poco extraño ver tantas iglesias grandes tan juntas, en la época en que los españoles las mandaron construir esperaban convertir al catolicismo a un gran número de indígenas. Además, los españoles acostumbraban a tener una iglesia para los europeos, otra para los mestizos y otra para los indios. La mayor -y más antigua- de las iglesias ornamentadas de Juli es la de San Juan Bautista, con ricas pinturas coloniales que relatan la vida de su santo patrón, Juan Bautista.

Desde el patio de la Iglesia de la Asunción hay una cautivadora vista del lago. Las otras iglesias de la ciudad son la de San Pedro, antaño principal lugar de culto, en la que solía cantar un coro de 400 indios cada domingo, y la de Santa Cruz, que está justo al lado del antiguo cementerio de la ciudad, y que actualmente se encuentra en el peor estado de conservación. Santa Cruz fue originalmente una iglesia jesuita en cuya fachada los canteros indígenas tallaron un enorme sol -el dios inca- junto con símbolos cristianos más tradicionales. Desde Juli, los hidroplanos de Transturín parten hacia Bolivia. El horario es un poco errático, y es mejor hacer los arreglos en Puno, y no dejarlos hasta llegar a Juli.

El camino desde Juli abraza la costa, y unos 25 km más adelante se llega al pueblito de Pomata, donde se está restaurando una iglesia barroca en lo alto de una colina.

Lugar de peregrinación

A Copacabana, una pequeña ciudad agradable y acogedora en la orilla boliviana del lago, se puede llegar en un minibús desde Puno (vía Yunguyo) que rodea la orilla del lago, pasando por los juncos que se agitan con el viento, los niños tímidos pero curiosos en las curvas de la carretera y el azul brillante del Titicaca, siempre presente. 

Este agradable viaje implica a veces un corto trayecto en ferry en el estrecho de Tiquina. Como lugar de peregrinación, Copacabana está acostumbrada a los turistas y cuenta con varios restaurantes y hoteles modestos pero limpios, y un par de ellos muy confortables, recién construidos junto al lago. 

Es más famosa por su catedral, que contiene una figura de madera tallada del siglo XVI de la Virgen de Copacabana, la guardiana cristiana del lago. La estatua, terminada en 1853, fue obra del escultor indio Francisco Tito Yupanqui, sobrino del Inca Huayna Capac. Excepto durante la misa, la estatua está de espaldas a los fieles, pero de cara al lago, para poder vigilar las tormentas y los terremotos que se acercan. Uno de los paseos más bonitos de Copacabana es el que se realiza al amanecer o al atardecer por el paseo marítimo, viendo cómo el cielo estalla en colores con el amanecer, o se desliza hacia el negro azulado de la noche al ponerse el sol.

Cómo llegar a Bolivia

Desde Copacabana se pueden alquilar lanchas para visitar las islas bolivianas del lago Titicaca: la Isla del Sol y la Isla de la Luna. La primera (a la que también se accede mediante un ferry público) tiene una roca sagrada inca en un extremo y las ruinas de Pilko Caima, con un portal dedicado al dios del sol en el otro. La Isla de la Luna, también conocida como Coati, tiene ruinas de un templo inca y un claustro de mujeres elegidas.

El autobús de Puno a La Paz tarda unas ocho horas en una carretera recién asfaltada, vía Copacabana en Bolivia; una ruta impresionante con grandes vistas de los picos nevados sobre el lago. La mayoría de los autobuses hacen una parada para almorzar en Copacabana, que cuenta con una hermosa catedral. También se puede llegar a Bolivia tomando un autobús desde Puno por la otra orilla del lago, vía Desaguadero, una desaliñada ciudad fronteriza. Esta ruta es más corta, pero no es tan pintoresca como la de Copacabana.

Conclusión

Esperamos que este largo pero entretenido texto sea de tu agrado y claro, te deje con un sabor de historia, cultura y ganas de visitar la ciudad de Puno en Perú. Nos vemos pronto en otro post.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Go up